Nuevas formas de cocinar ahorrando energía y gas natural

En la actualidad es importante evaluar el impacto en el ambiente con casi todas las actividades cotidianas, evaluando de qué forma podemos disminuir el impacto ambiental y los daños que causamos sin darnos cuenta. Dentro de la cocina podemos hacer un gasto significativo si no sabemos las diferentes maneras de ahorrar energía, todas sencillas y simples de implementar en el día a día.

Todos los electrodomésticos en el mercado actual están diseñados especialmente para ser eficientes y ofrecer un consumo inteligente, resultando beneficioso para el ambiente y para tu bolsillo, ya que no consumen tanta energía como los modelos tradicionales. A la hora de adquirir uno estudia que estén calificados de bajo consumo, o energy star, la cual se presenta con etiquetas y niveles de la A a la G. Los electrodomésticos con consumo A tienen mayor eficiencia.

Si no tienes alguno de estos electrodomésticos no te preocupes, a continuación, te nombramos formas sencillas de disminuir el consumo eléctrico y de gas en tu vida diaria. Al comprar un horno de convección estás ahorrando automáticamente un 20% de energía cada vez que lo utilices, ya que el aire circula alrededor de los alimentos dentro. También puedes utilizar el microondas cuando necesites sustituir la cocción o recalentar alguna comida, contrario al horno convencional ya que es una cocción rápida y solo eso hace la diferencia.

Cada vez que puedas coloca la tapa a las cacerolas, ya que mientras estén descubiertas el calor se pierde más rápido, lo que significa más gasto de gas o electricidad si tienes una cocina eléctrica. También puedes apagar la hornilla de la cocina unos minutos antes al cocinar alimentos en ebullición como papas, pasta y huevos para que estos que continúen cocinando con el agua caliente por unos minutos más. También puedes aplicar esta técnica en el horno.

Seleccionar la hornilla indicada para cada tamaño de cacerola puede parecer insignificante, pero puede ayudarte a ahorrar energía ya que una grande calienta más rápido el sartén que vayas a utilizar. Mientras que si es muy grande el sartén en una hornilla pequeña estarás perdiendo gas. También puedes utilizar la cantidad de agua necesaria y exacta cuando vayas a hervir alimentos, ya que al utilizar más agua de la necesaria desperdicias energía. Puedes utilizar los electrodomésticos en este orden: microondas, olla de presión y por último el horno, ya que es uno de los que más energía consumen.

Cuando estés cocinando aprovecha al máximo el calor de la cocina, así no se desperdicia el calor en ningún momento. Si tienes una cocina eléctrica utiliza utensilios que tengan el fondo grueso difusor para lograr una temperatura homogénea en menos tiempo por todo el recipiente. Las ollas de presión están siendo más utilizadas gracias a la poca energía que consumen y lo rápido que completan la cocción, además que requieren de poco esfuerzo. Aventúrate a reducir el consumo de energía y gas en la cocina con estos pasos tan sencillos que puedes realizar en cada cocción.

No comments yet

leave a comment

*

*

*

Entradas recientes